Vaya mierda de dia (Privi con Andras)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Vaya mierda de dia (Privi con Andras)

Mensaje por Cresil el Dom Abr 11, 2010 12:03 pm

La puerta de la estancia se abrio de una patada, chocando estrepitosamente contra la pared que hasta un notable agujero hizo en el lugar donde impacto el pomo, aunque sabia que esta acabaria mucho peor parada en cuanto entrara su hermano. Pensando precisamente en que su hermano tendria que entrar, la agarro y volvio a cerrarla de la misma manera, seguramente en sus propias narices. Estaba salpicado de sangre de sus victimas y el olor putrefacto de esta secandose en su ropa en seguida inundo toda la habitacion. Tsk, odiaba aquel olor mas que nada en este maldito mundo. Apreto los labios, con su azulado y fino ceño notablemente fruncido en una mueca de impotencia e ira. De nuevo otra masacre en manos de Andras, en las de ambos, no podía soportarlo más. Sólo tenian que deshacerde de un grupo reducido despojos, así que se colaron en el escondrijo de su "tribu" y él mismo se las apañó con ellos, sin apenas necesitar la ayuda del mayor, pero eso parecia haber sido un craso error, ya que este parecio aburrirse y pronto se lanzo a golpes, zarpazos y mordiscos con el resto de los que allí habitaban. Cresil trato de detenerlo con todas sus fuerzas, pero todo fue inutil, llevandose mas de un insulto por parte del mayor, golpes, reproches, miradas de odio... Tan solo consiguió partirse el labio,el cual sangraba a borbotones, torcerse un tobillo y llenarse el rostro de cortes. Sabia que lo unico que provocaba en el contrario en esos momentos eran arcadas, pero no le afectaba, normalmente era tratado de aquel modo por el contrario. Agacho la mirada y lanzo las pistolas que llevaba en sus manos, vacias de municion, encima del sofa para despues deshacerse de su camisa rasgada y teñida de rojo, quedando con su sudoroso torso trabajado al descubierto, dejandolo tambien por el suelo para ir a la cocina dando grandes zancadas, deseoso de beber algo para bajarse los humos.
avatar
Cresil

Cantidad de envíos : 9

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vaya mierda de dia (Privi con Andras)

Mensaje por Andras el Dom Abr 11, 2010 1:09 pm

Habia sido un dia bastante fatídico y retorcido, el perfecto para Andras. Sus compinches, por llamarlo de alguna manera, le habian informado de que recientemente se estaba dando lugar varias peleas entre clanes y uno de ellos parecia ser bastante problemático y agresivo en lo que a lucha se referia y esto era algo que Andras no iba a dejar pasar ni por asomo, nadie...ningún clan era más violento, sangriento, retorcido que el de ellos aunque verdaderamente solo quedaran el y su hermano con vida, y ni falta que le hacia tener a mas gente. Por supuesto fué con su hermano al acecho de sus nuevas presas, eran bastante numerosos pero nada del otro mundo. Y ahi fué cuando ocurrió toda la masacre, Andras estaba totalmente ido por la sed de sangre y sus maniobras herradicaban a cualquier ser vivo que se le cruzara por los morros incluyendo a su propio hermano, recibiendo este un gran numero de golpes y arañazos por tan solo intentar deterner al incontrolado demonio que ya estaba matando por matar. Aquello terminó siendo una completa masacre y no quedó ni un solo ser vivo en todo el terreno que Andras pisaba, solo se veia un mar rojo incluso a lo lejos y Cresil parecia que tambien se distinguia a la perfección puesto que sus ensangretandas ropas no pasaban desapercibido. Eso fué todo lo que ocurrió hasta ahora aunque tambien cabe decir que tubieron una fuertísima pelea en el camino a casa ya que como siempre su hermano no entendia lo maravilloso que para él era el matar, nunca lo entenderia. El mayor estaba echo una fiera debido a que algunos de sus contrincantes le habia herido, superficialmente pero igual escocia de cojones y encima ese niñato...jodido Cresil, se las iba a pagar y bien.Tenia los ojos levemente cerrados ya que andaba pensando en que hacerle cuando recibió aquel portazo que le dió de lleno en las narices, consiguiendo que sangrara un poco. La fuerza que empleó al abrir la puerta es indescriptible, simplemente los resortes que la sujetaban se fueron a la mierda y esta cayó al suelo, provocando un gran estruendo en toda la sala principal.

-¡Hijo de puta! ¿¡Como te atreves cabrón!?- Chilló al ver como su hermano estaba tan tranquilo desvistiendose como si nada hubiera pasado o pero, como si no le hubiera echo nada segundos antes de entrar. Fué hacia él antes de que este saliera disparado a la cocina y le metió una buena patada en el culo, diciendole con esto de que se fuera a tomar viento un ratito. Pero las cosas no se iban a quedar asi ni mucho menos. Recordó como tiempo atrás compró un par de objetos bastante inservibles pero....ajá, ya le buscó utilidad. Entrecerró uno de sus ojos con levedad por un pequeño pero punzante dolor en su abdomen....mierda, hay era donde más gravemente le hirieron pero bueno, todo sea por matar, dirijiéndose hacia su cuarto al mismo ritmo que el menor lo hizo, a grandes zancadas. Echó una furiosa y fugaz mirada a todo el lugar pero en seguida se dirijió hacia su armario, cojiendo unas cuerdas, una varilla bastante estrecha pero larga, unas pastillas de dios sabrá donde las consiguió y una mordaza de estas que se utilizaba en equinos, vamos, para caballos y con todo ese arsenal salió disparado a la cocina, entrando en ella y cerrando la puerta con pestillo que parecía haberlo reventado por las ansias.

-Prepárate....vas a chillar como una puta, asqueroso- Sus palabras iban dirijidas en su totalidad a Cresil por supuesto y queria darle a entender de que en ese mismo momento habia quedado sentenciado para lo largo del dia. Dejó las cosas a un lado de la mesa y, con una sonrisa más que maquiabélica y picara, dió los pasos suficientes como para ir acercándose a su hermano, precavido en todo momento por lo que este insensato intentara hacer.
avatar
Andras

Cantidad de envíos : 9

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vaya mierda de dia (Privi con Andras)

Mensaje por Cresil el Dom Abr 11, 2010 1:42 pm

Escucho gritar a Andras, pero no presto atencion, dirigiendose aun a la cocina con la mirada desinteresada y algo opaca por culpa del odio y la rabia contenida que sentia hacia su persona. Tan solo queria tomarse una o dos botellas de vino quizas, o de lo primero que pillara más bien, y dormir a pierna suelta, pasaria incluso de darse una buena ducha, y eso que la necesitaba, no solo para asearse de una vez pues entre tanta sangre y sudor se sentia asqueado de sí mismo, sino para destensar sus musculos. Sus manos se mantuvieron cerradas en puños fuertemente, de tal modo que se hizo hasta sangre en las palmas y todo por aguantar no estampar dichos puños en la cara de su hermano una vez este le pateo, fulminando su ancha espalda con la mirada, sin querer añadir absolutamente nada, sin querer hablar porque sabia que si hablaba aquello no acabaria reduciendose a tan solo palabras. Chasqueó la lengua mas que molesto y entro al fin a la fría cocina, cuya humedad en seguida penetro en su piel y le calo los huesos, pero Cresil la ignoro, como ignoraba todo lo que le rodeaba, ignoraba los golpes del otro o ingnoraba el temblor de su pierna herida sobre los frios azulejos, produciendole un suave y delicioso dolor que trepaba por sus muslos y entumecia su cuerpo. Agarro al asa de la nevera como si quisiera estrangularlo y miro al interior de esta. Sabia que su demonio gemelo vivia por el simple deleite de matar, él mismo como miembro de su casi extinto clan tambien conocia la sensacion de la sangre de tu enemigo bañando tu piel, ese cosquilleo placentero al atravesar un cuerpo y percibir el dolor y desesperacion en sus asquerosos rostros. Conocia todo aquello y, sin embargo, a pesar de que su naturaleza le pedia mas y mas de eso, mas muertes, mas gritos desgarradores de dolor, procuraba matar lo menos posible, cada vez que quitaba una vida recordaba la masacre de los suyos, sus voces pidiendo auxilio y las risas de los contrarios al despedazar pequeños e indefensos demonios, inocentes y sabios ancianos, madres, padres... su misma familia. Su sangre entro en ebullicion y se mordio su labio partido sin importar cuanto le doliera, si profundizaba aun mas aquel corte y su boca se llenaba del sabor de su propia sangre. Era justo lo que Andras acababa de hacer aquella misma tarde. Exactamente lo mismo. Cresil habia dejado de causar aquel daño innecesario a los demas y habia comenzado a sufrirlo él mismo en sus carnes, odiandose por encontrar placer en su jodida penitencia, se suponia que debia sufrir, gritar de dolor y, sin embargo, incluso en aquel mismo momento, contenia leves jadeos placenteros que luchaban por salir de sus labios. Detestable, era normal que el contrario le tuviera asco.
Cogio una botella de algo que no supo identificar y se la llevo a los labios, sintiendo en seguida un escozor en cuanto el liquido rozo la piel herida de estos. Alcohol tenia al menos, asi que sin dudarlo, apoyando su cuerpo de espaldas en la encimera comenzo a meterse todo ese licor entre pecho y espalda, de a una, justo antes de ver entrar al mayor, el cual cerro con pestillo.

-No tengo ganas de "jugar", hermanito... -contesto volviendo sus ojos fieros un autentico desafio para el otro, observando de soslayo todo aquello que traia con sigo Andras, preparandose para resistirse en cuanto se le echara encima.
avatar
Cresil

Cantidad de envíos : 9

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vaya mierda de dia (Privi con Andras)

Mensaje por Andras el Dom Abr 11, 2010 2:14 pm

Sus azuladas orbes se clavaron como estacas en las de su hermano sin miedo alguno por como le mirada, mas enfurecido y ansioso le estaba poniendo. No sabía hasta que punto Cresil habia sufrido daños pero tampoco es que le importara mucho, el mismo le iba a hacer sentir el mayor dolor y a la vez placer que le produjo en su putisima vida. Siempre habian estado juntos, desde niños, pero su hermano habia cambiado muchisimo desde la masacre de su clan y ya no era el mismo, él seguia teniendo casi el mismo carácter pero Cresil se habia vuelto mucho más antisocial y remilgado, incluso pocas eran las veces que le hablaba o le decia aquellas cosas que por muy "amorosas" que fueran le encantaban y el mismo se lo hacia saber de otra forma muy distinta pero al fin y al cabo le correspondia en cuanto a sentimientos se refiere. Estaba enamorado de su hermano desde que nacio y no podia luchar contra eso, es más, no queria hacerlo. Pero todo tenia un limite y aún permanecia la falta de cordura y bestialidad que horas antes habia tenido, joder como deseaba hacer que de una vez por todas le comprendiera. Su rostro se tornó de un leve tono blanquecino por las múltiples heridas sangrantes y el dolor que estas le causaban, prediciendo que, cuanto más le doliera, más violentao iba a ser a la hora de tratar al peliazul. Por fin quedó frente a él, observando como empinaba el codo de una manera bastante basta, manera en la que ni siquiera él lo hacia.

-Tranquilo, vamos a jugar como los mayores, nada de niñerias como solemos hacer- Su tono de voz estaba levemente tranquilo y por ahora no parecia dar señales de violencia....claro que no, pero su siguiente acción contradijo todo lo anterior. Agarró con fuerza la botella que el menor sostenia entre una de sus manos y virtió el poco contenido que aún permanecia en ella en toda la cabeza de su hermano, desde lo alto, pringándolo todo y a parte para que sintiera como sus heridas escocian por el fuerte alcohol. Una vez hizo esto sonrió socarrón y sin reparo alguno se la estrelló en el rostro hasta hacerla crujir y romperla en mil pedacitos, pedazos que seguramente le habrian producido más heridas de las que ya de por si tenia. Seguramente el menor iba a reaccionar con algún golpe contra su persona y Cresil no era menos que él, le podia producir batastante daño con la menor facilidad del mundo si queria y seguramente en aquel momento le estaba odiando a muerte, cosa que solo sentia en pocas ocasiones. Soltó la resquebrajada boquilla de la botella en el suelo mismo y antes de que su estúpido, cabronazo, imbécil, puto, perro, esclavo, zorrón de su hermano le atacara apretujó su rostro con esa mano manchada levemente de la bebida, impulsándolo con gran fuerza hacia el frigorifico para estamparlo contra él sin reparo alguno, incluso se estaba riendo por todo lo alto.
avatar
Andras

Cantidad de envíos : 9

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vaya mierda de dia (Privi con Andras)

Mensaje por Cresil el Dom Abr 11, 2010 3:17 pm

Enfrento los ojos peligrosos del contrario sin retroceder ni un milimetro, notando su agitada e iracunda respiracion acariciar su rostro. Por mucho que su hermano tratara de esconder toda aquella rabia, le conocia bastante bien, sabia cada reaccion de su cuerpo a cada una de sus emociones o sentimientos, llevaban demasiado tiempo juntos, demasiadas experiencias, demasiados besos a espalda de sus padres. No era idiota, no habia pasado toda su vida junto a su hermano para ahora no darse cuenta, por su tono de voz, su respiracion desacompasada y el leve rojo que teñian sus orejas en aquellos momentos que estaba realmente furioso con él. No se explicaba como habian llegado a aquello con lo unidos que estaban en el pasado, a pesar de que siempre habia estado en contra de la violencia incluso dentro de su sangriento clan, ambos se entendian perfectamente, no les hacia falta ni tan siquiera mirarse el uno al otro para saber que pasaba por la cabeza de este y en cambio desde que ocurrio aquel "accidente" no le comprendia, no era capaz de saber en que pensaba, que quería de él, porque se comportaba como lo hacía y aquello le desesperaba. Todo era culpa suya, él habia cambiado, no habia sido lo suficientemente fuerte como para soportar tanta presion, tantas muertes, y finalmente se había vuelto un completo inutil. Se guardaba todo para él y practicamente no hablaba con su hermano, en cierto modo, le aterraba hablar con el y descubrir que se habia convertido en un autentico desconocido. Cuando escucho sus suaves palabras llegar a sus oidos, justo como la calma antes de la tormenta, desperto de su ensimismamiento, alzando su rostro para mirarle al notar como le quitaba la botella de sus manos, sin darle tiempo a reaccionar antes de que el contenido de esta le cayera por encima, haciendo escocer con fuerza los cortes de su rostro y sus heridas. Cerro los ojos con fuerza, llevandose las manos a su rostro para apartar como pudo aquel liquido de este para luego lanzarse a ciegas, lleno de furia y corage, contra su hermano, dispuesto a asestarle un buen puñetazo en su cara, deformando y haciendo desaparecer de este modo su sonrisa jocosa, pero antes de que pudiera siquiera echarsele encima, este le tomo de la cabeza, empujandolo con demasiada fuerza contra la nevera, aboyandola a causa del impacto. Sin duda su hermano estaba preparado para aquel tipo de reaccion. Ni siquiera salio la voz de su garganta ante el dolor que se fue propagando desde su nuca hasta sus sienes, sino mas bien un jadeo roto, notando temblar sus labios y un suave liquido resbalar desde su cuero cabelludo hasta su menton. Sangre, estaba sangrando mientras escuchaba la cruel risotada que dejo escapar el peliazul. Entreabrio sus ojos sintiendo como su cuerpo se obligaba a reaccionar a pesar de que aun tenia la vista nublada. Agarro bruscamente el brazo de la mano que le mantenia contra la nevera, empleando en el toda su fuerza, sin reparos, clavando sus uñas en su piel hasta hacerla sangrar.

-Hijo... ¡...de puta! -le grito hecho una furia, retomando sus fuerzas para patear el vientre de Andras con fuerza, tratando que le soltara.

No, no pensaba dejarse dominar tan facilmente como otras veces.
avatar
Cresil

Cantidad de envíos : 9

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vaya mierda de dia (Privi con Andras)

Mensaje por Andras el Dom Abr 11, 2010 4:03 pm

Mantubo su fuerte agarre en todo momento, incluso al ver el estado que se encontraba su hermano, sencillamente genial, lo tenia como queria. Veía a la perfección como este se resentia del duro golpe y si a todo eso le añadimos los que recibió en la pelea anterior mucho más dolor para la colección, solo sabia disfrutar con las vistas tan dolorosas que le ofrecia el peliazul. Acercó un poco su rostro, lo suficiente como para sentir el calor que emanaban las heridas de su hermano e incluso el mismo, lamiendo sus heridas con verdadero gusto, relamiendose los labios recien manchados de sangre. Su cuerpo se volvió a enderezar para adoptar la anterior postura y así poder mirarle en todo su explendor, abriendo la boca, no para hablarle si no para gruñir de pudo dolor que le produjo esos arañazos totalmente esperados, al fin y al cabo tampoco esperaba que el menor se quedara tan tranquilo después de haber recibido tremendos golpetazos. Pudo sentir como su sangre hirvió en aquel momento y el rasgar el rostro de su gemelo con sus propias manos le causó una mayor satisfacción incluso, momento en el que su vientre se contrajo debido a la patada dada por el otro, escapándosele sin reparo alguno un gran grito que desgarró su garganta con fuerza, el hijo de puta le habia dado donde más le dolia. Le soltó, no podia hacer otra cosa ya que ambas manos se fueron automáticamente a anidar toda la herida que ahora fué cuando más le sangro, escurriendose la sangre por debajo hasta llegar a gotear en el suelo. Sus sentidos estaban un tanto alterados y tubo que mantenerse quieto unos instantes, clavado en el sitio sin poder moverse, después de todo habia sido una buena patada de demonio. Ahogaba sus jadeos a cada momento y no podia más que tragar aire aparatosamente a cada bocanada que daba, acudiendo a su boca algo de sangre tambien.

-Se te....acab-ó el juego....- Ya está, suficiente habia aguantado como para que ahora Cresil se las diera de chulito frente a sus propias narices, ni por sus padres iba a permitir esto. Se recompuso enseguida a la vez que doblaba su cuello de un lado a otro, haciendolo crujir de una forma un tanto espantosa, acercándose de nuevo al menor de todos. Lo primero que hizo fué cerrar uno de sus puños para así golpear la mandíbula de su hermano desde un golpe bastante bajo, después, apretujó su rostro como anteriormente hizo y no fueron ni uno ni dos golpes contra la nevera si no 4, gritando al mismo tiempo que lo hacia unas palabras tan sencillas como estas "¡Muere, muere, muere, muere!" Si, a cada porrazo soltaba una.
avatar
Andras

Cantidad de envíos : 9

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vaya mierda de dia (Privi con Andras)

Mensaje por Cresil el Dom Abr 11, 2010 4:44 pm

Las piernas le flaquearon en cuanto le solto, frunciendo el ceño a causa del mareo que sentia. Alzo la mirada para ver a su hermano, quien se abrazaba con notable dolor la herida de su estómago. En seguida un sentimiento de dolor y culpa se apodero de él, pero cerro los ojos y trato de ignorarlos, apartandolos en seguida de su mente, sintiendo un nudo en la boca del estomago que no le dejaba moverse del lugar, pero él lo merecía, había matado a demasiada gente inocente y habia planeado hacer pagar al peliazul por tener algo de sentido comun. Definitivamente lo merecia, pero no podia evitar sentirse increiblemente culpable. Trato de dejarlo a donde estaba, sin mirar su sangre manchar los azulejos, pero de nuevo se vio atrapado por el mayor, no le había oido hacercarse, le pitaban los oidos, pero sabia que tras aquellas palabras envenenadas nada podia venir y sus dudas se vieron disipadas en cuanto su cabeza fue estrellada de nuevo contra la nevera, haciendolo ahora si, gritar de dolor al notar como volvia a golpear justo donde la primera vez, soltando desgarradores alaridos a cada golpe que le asestaba, sintiendo como el dolor se apoderaba de su cuerpo y mente, a la vez que sentia un escalofrio placentero recorrer su espalda, aunque de ningun modo podia comprararse al solor. Sus manos, que hasta entonces se habian mantenido aferrados a los brazos y a la ropa del mayor, tras el ultimo golpe, cayeron inertes a cada lado de su magullado cuerpo y, durante un periodo de escasos segundos, perdio el conocimiento de donde estaba, con la vista clavada en el techo el cual podia ver a traves de los dedos del mayor, completamente borrosa a causa de las lagrimas que brotaron de sus ojos azules. Jadeó, sin ser capaz de moverse, deshorientado y mareado, sintiendo como sus piernas perdian las pocas fuerzas que le quedaban, mientras la sangre que descendia lentamente de su cabeza manchaban poco a poco su rostro, escuchando aun en sus oidos las palabras del peliazul: "¡Muere, muere, muere, muere!".

-An..dras... -musito con los labios enrojecidos y cortados, sintiendose temblar bajo las manos de su gemelo. Queriendo poder zafarse de él y escapar de sus garras, pero sintiendose incapaz de ello.
avatar
Cresil

Cantidad de envíos : 9

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vaya mierda de dia (Privi con Andras)

Mensaje por Andras el Dom Abr 11, 2010 5:17 pm

No procuraba matarlo ni mucho menos ya que después de todo era carne de su carne, el ser mas parecido a el tanto física como mentalmente a pesar de que no se notaba en lo absoluto...tan diferentes pero terriblemente parecidos. A medida que asestaba los golpes se iba concienzando de que su hermano perderia como minimo la conciencia aunque solo fuera unos segundos pero con eso le bastaba, además, la flojera que le produciria le daria la gloriosa ventaja de dejarlo levemente atontado mientras el daba el siguiente paso en su maquinado plan. Por fin el chico parecia haber desistido. Clavó sus ojos en el cuerpo inerte de su hermano, su rostro, estando enrojecido debido a la sangre que brotaba desde su nuca hacia este, sus ojos, blanqueados nimiamente por la perdida tan repentina del conocimiento e incluso llorosos, cosa que le encantó ver, y por último su cuerpo, entumecido hasta la médula. Zafó su agarre y dejó que el peliazul cayera desplomado al suelo como seguramente haria mientras el iba hacia la mesita donde aún reposaba la maquinaria, cojiendo solo la cuerda y las pastillas de las cuales tomó dos de ellas, metiéndolas en el bolsillo de su magullada chaqueta. Antes de volver de nuevo a su lado se le quedó mirando con un aparente gesto de dolor camuflado bajo esa lujuria que le poseia, soltando una especie de murmuro del cual no se pudo oir bien lo que dijo, puede que llamara a su hermano pero solo puede. Caminó hacia él con bastante tranquilidad para todo lo que habia sucedido y se colocó de espaldas a este, agarrándolo del pelo para colocarlo de lado y asi asegurarse de atarlo bien y comodamente. La atadura era bastante sencilla ya que solo consistia en un fuerte amarre en sus muñecas y uno flojo pero consistente en el cuello, pero la diferencia es que estos dos estaban unidos para que cuando lo pusiera en la postura ideal su cabeza quedara siempre pegada al suelo y sus brazos no pudiera moverse ya que si lo hiciera inevitablemente se daria contra el suelo o al lugar que moviera los brazos.

-Hermano...déjame torturarte- Susurró pegando suavemente sus labios a la oreja de este, mordiendola con fuerza para tirar de ella del mismo modo, pareciendo que se la iba a arrancar de cuajo en cualquier momento pero nada fuera de lo normal, solo era un "besito" cariñoso. Después de lamerla tan pancho agarró su cintura y comenzó a quitarle los pantalones a una velocidad desorbitada, tanto, que no tardó absolutamente nada en hacerlo y hasta su ropa interior estaba fuera, sonriendo por las vistas tan buenas que tenia. Lo colocó a cuatro patas como todos sabiamos que iba a hacer y por fin una de las pastillas hizo su aparición, sosteniendola elegantemente entre dos de sus ensagrentados dedos.

-¿Sabes? No sé si funcionan pero para eso e cojido dos, a ver que pasa- Dicho esto separó las fornidas nalgas de Cresil con una de sus manos ya que la otra se preocupó de introducir la pequeña y rosada pastillita en el interior de su hermano, seguida rápidamente de la segunda, lamiendo en circulos el trasero del chico una vez terminó.
avatar
Andras

Cantidad de envíos : 9

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vaya mierda de dia (Privi con Andras)

Mensaje por Cresil el Lun Abr 12, 2010 3:13 pm

Ni siquiera sintio cuando sus rodillas golpearon el suelo bruscamente una vez su hermano le solto tan repentinamente, tan solo se desplomo como un muñeco sin vida, quedando bocabajo contra las baldosas, que enseguiran contagiaron su adolorido cuerpo de su frío. Respiraba entrecortadamente, pero de forma relajada ante aquel estado de ligera y temporal inconsciencia, mientras de sus ojos vacuos escapaba una pequeña lagrima que broto de sus ojos ante aquel ultimo pero no por ello menos doloroso golpe. Veia a su gemelo ir de aqui para allá sin saber que hacía exactamente, tratando de obligarse a sí mismo que se levantaba, pero aquella orden parecia rebotar en su mente, negandose a obedecer. Se dejo girar docilmente sin que otra cosa pudiera hacer, mientras lograba al menos enfocar la figura del peliazul, logrando distinguir aquella cuerda en sus manos, frunciendo ligera y dolorosamente el ceño. Aquellas ataduras comenzaron a rodear la piel de su cuello y sus muñecas, asperas cuerdas que lo apresaron sin miramiento alguno, dejandolo a la completa mercer del contrario. Comenzo a mover levemente sus manos, recuperando parte de su consciencia y cordura, como tratando inutilmente de deshacerse de aquellas cuerdas con una debilidad tan notable en el joven demonio que cualquiera que lo viera en aquel momento, se reiria de el a carcajadas. Parpadeó, moviendo los labios, intentando decirle a su hermano que parara, que no queria ni pensaba dejarse hacer por él. Dios ¿como podia llegar a ser tan inutil? Cerro los ojos con este unico pensamiento en su cabeza, soltando un sonoro pero aun quedo gemido algo adolorido por la manera en la que el otro mordio su oreja, volviendo a tratar de deshacerse de sus ataduras, dejando escapar un pequeño alarido de pura frustracion al verse a cuatro patas, ofreciendo una vista de lo mas obscena e indecorosa que habia dado en su vida a este, en aquella humillante pose, con la mejilla completamente pegada al frio y ensangrentado suelo y sus brazos entre este y su pecho, aprisionandose contra su cuerpo dolorosamente, siendo consciente de que al fin este parecia reaccionar despues de todo. De soslayo, por encima de su hombro, pudo ver aquella extraña pastilla. No tenia ni la mas minima idea de lo que era, pero viniendo de Andras y contemplando aquella sonrisa en él, aquella malicia natural del demonio aflorar en sus brillasntes ojos azules, le dejaba muy claro que no era nada bueno, nada que él deseara o quisiera y una vez separo sus nalgas, abrio levemente los ojos, algo asustado por enfrentarse a lo desconocido quizas. Volvio a retorcerse bajo las manos del chico, ya completamente en sí.

-No... ¡ni se te ocurra! -exclamó mientras sentia la primera pastilla entrar sin problemas en él sin poder hacer nada para pararle los pies al mayor.

A pesar de la estrechez natural del menor que aun conservaba, eran demasiadas las veces en el dia que tenia sexo salvaje con el contrario, por lo que aquella cosa se sumergio en su calido interior sin problemas, y no le habia dado tiempo a quejarse por esto, a insultarle por atreverse a hacerle tal cosa cuando ya noto la siguiente, la cual empujo aun mas adentro a la anterior. Noto como aquellos objetos extraños se fundian y deshacian en la calidez y humedad de su ser, humedad que aumentaba sin explicacion aparente a medida que las pastillas se iban aderiendo a su piel interior y a cada lamida que el mayor proporcionaba a su entrada. En contra de su voluntar, un fuerte jadeo escapo de sus labios, sintiendo como cada vez un calor mas y mas sofocante se hacia posesion de su cuerpo y su entrepierna comenzaba a reaccionar rapidamente, endureciendose lentamente a cada segundo mientras el menor comenzaba a temblar y a moverse sinuosamente con un fuerte sonrojo en sus mejillas, tratando de aplacar aquella repentina y bulgar excitacion como fuera.

-¿Que... me has hecho..? -peguntó fulminando al mayor con la mirada, entre suaves suspiros acelerados.
avatar
Cresil

Cantidad de envíos : 9

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vaya mierda de dia (Privi con Andras)

Mensaje por Andras el Mar Ago 10, 2010 9:03 am

Cresil era idiota si se pensaba que con un chillido de nena iba a conseguir que Andras retrocediese en su maquiabélico plan, de todas formas no iba a hacerlo aunque se cortara un brazo asi que todo lo que rogara, chillara, pidera...seria en vano. Andras no pudo sentir las diferentes sensaciones que se producian en el interior de su hermano cuando la primera pastilla entró dentro, ese recuerdo quedaria grabado en la mente de su hermano por el resto de su vida ¿Pero quien dice que seria un recuerdo malo? Sonrió con una marcada maldad en sus labios y ojos, teniendolos brillantes y constantemente clavados en el cuerpo ajeno, atento a todo lo que iba sucediendo a medida que el tiempo pasaba y la segunda pastilla hacia el mismo efecto que la primera, intensificandolos en mayor medida. No le gustaba estar quieto y sin hacer nada o se aburriria como un loco, por eso mismo, mientras Cresil "disfrutaba" del nuevo juguetito, paseaba su suave lengua por ese estrecho ano para jugar un poco con el, humedeciendolo al mismo tiempo que lo enrojecia por las succiones que estaba dando y las constantes presiones que hacia. Siempre habia sido un punto bastante erógeno y su hermano no iba a ser menos en cuanto a placer se refiere, esa mierda unida a la pastilla le tenian que estar poniendo a mil. Y no sé equivocaba, su virilidad era el chivato perfecto que corroboraba la eficiencia de las pastillas y sus tratos.

-¿Te parece normal ponerte tan perra? Acabamos de empezar y ya estas asi...que poco aguante- Se cachondeó de el en toda su bonita cara, ladeando la suya propia en un gesto de indiferencia ante aquellos movimientos que, por mucho que quisiera, no le librarian de sus ataduras. Cresil estaba más revuelto de lo normal, jadeaba con excitación y su rostro lucia un bonito sonrojo que solo él tenia el mérito de ver, que le gustaba verlo asi, coño. Bueno, la primera parte de su diversión estaba resuelta asi que ahora tocaba ir a por lo siguiente, irguiéndose hasta quedar de pie sin problema alguno, llendo junto a la mesa para analizar lo que habia o quedaba en ella. La verdad solo le interesaba la larga y estrecha varilla que estaba sobre el mueble asi que usaria eso aunque no supiera muy bien como iba a terminar la cosa, si no se arriesgaba no lo sabria nunca, mejor hacerlo.

-Mira lo que tengo para ti~ te voy a meter esta mierda por la polla, a ver si chillas un poquito más- Llevaba el metal sujeto por una de sus manos mientras iba hablando, balanceándolo un poco para que su hermano viera lo que le iba a meter tan descaradamente. De nuevo no pudo impedir ser un cabroncete y sonreir como uno mismo, tomando la postura que anteriormente utilizaba para asi poder cachetear las nalgas de su hermano en un arrebato, dejándolas bien rojas y marcadas. Lamió una de ellas mientras sus manos trabajaban poco a poco con el duro pene del menor, masajeándolo con suavidad y dinamismo para que, la mano sobrante, fuera introduciendo la varilla por la mismisima punta de su miembro con mucho cuidado, apretándolo con la que masajeaba para tener constancia de la longitud que estaba teniendo y poner un limite pues no iba a dejar que le llegara demasiado hondo. Reia con lujuria sobre su inmaculada y maltratada piel, esperando el momento de poseerlo pero no sin antes ver como sufria...o bueno, apostaba lo que fuese por que en realidad estaba disfrutando toda esa mierda.
avatar
Andras

Cantidad de envíos : 9

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vaya mierda de dia (Privi con Andras)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.